¡La mesa está lista!

Escrito el 07/11/2020
Mente Nueva


¿Cuándo fue la última vez que fuiste a un restaurante?

Siempre que tengo la oportunidad, me gusta salir con mi esposa Belinda y con nuestra pequeña Eva Grace a dar una vuelta, y a disfrutar si es posible de una apetitosa comida en algún restaurante. A Belinda le encanta investigar previamente a través de Internet las valoraciones de los restaurantes de la zona, y ver qué platos tienen. Es especialmente buena a la hora de analizar los ingredientes, así como los comentarios que han publicado otras personas. ¡Con las fotos de algunos platos se nos hace la boca agua! =)

Sin embargo, hay algo que está claro: leer acerca de esos platos no es suficiente. ¡Ni siquiera las fotos lo son! Tenemos que ir al restaurante y poder ver, sentir y degustarlos, para así disfrutar de toda la experiencia, y quedarnos realmente satisfechos. 

El Rey David sigue diciendo en el Salmo 34: “Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él” (Salmo 34:8). Mira la invitación que te hace este pasaje:

Gusta: saborea, trae a la memoria las buenas cosas que Dios ha hecho y que hace en tu vida
Mira: fija tus ojos en las buenas cosas que Él te da cada día, y en Su amor por ti
Confía: porque cuando decides confiar en Él y centrarte en lo bueno, ¡tu corazón se llena de gozo!
Querido(a) amigo(a), ¡saborea la bondad de Dios en tu vida! Él no quiere solo que leas acerca de ello, ni que te quedes con lo que otros dicen al respecto. ¡Él quiere que tú puedas experimentarla por ti mismo, y disfrutar al máximo del manjar de Su Presencia!

Señor, gracias porque no hay nada que se pueda comparar con experimentar Tu Presencia y Tu amor en nuestras vidas. Gracias porque cada día tenemos la oportunidad de acercarnos a Ti, y de gustar, de ver Tu profunda bondad para con nosotros. ¡Gracias por lo que estás haciendo, y por lo que tienes preparado para nuestras vidas! Confiamos en Ti, Señor. En el Nombre de Jesús. ¡Amén!

Acude sin reservas a Su mesa en este día.

¡Eres un Milagro!