Dios quiere tomarse un café contigo

Escrito el 18/11/2020
Mente Nueva


¿Cuál es una de las primeras cosas que haces cuando tienes hambre? Sí, has acertado: ir al frigorífico. 

Acercarnos a la cocina y echar un vistazo a lo que hay en el frigorífico es una de las cosas más típicas que solemos hacer cuando tenemos hambre. Es, de hecho, muy típico ver en las películas a personajes que se levantan en mitad de la noche a buscar algo en la nevera, porque el hambre no les deja dormir. ¿Te suele pasar esto a ti también? =)

El rey David es una de las personas que más pasión y hambre por Dios reflejaba en sus escritos. Mira lo que dice en este precioso Salmo:

“Dios, Dios mío eres tú; 
de madrugada te buscaré; 
mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, 
en tierra seca y árida donde no hay aguas, 
para ver tu poder y tu gloria, 
así como te he mirado en el santuario. 
Porque mejor es tu misericordia que la vida; 
mis labios te alabarán. 
Así te bendeciré en mi vida; 
En tu nombre alzaré mis manos” (Salmo 63:1-4)

¿Puedes sentir la pasión que irradia de este salmo? La parte que más me toca es lo que dice al principio: de madrugada te buscaré. Hay algo especial en buscar a Dios temprano en la mañana. Jesús, de hecho, se levantaba temprano, y en ocasiones se pasaba incluso noches enteras orando a Dios. 

En mi caso, suelo levantarme cada día entre las 5 y las 6 de la mañana para pasar un buen tiempo a solas con Dios, antes de ponerme a trabajar. ¡Se ha convertido en una parte tan importante de mi vida, que ya no puedo puedo pasarme sin ella!

Querido(a) amigo(a), ¡empieza tus mañanas junto a Dios! No hay mejor manera de comenzar el día tomándose un café con Dios, mientras le abres tu corazón y te llenas de Su amor y de Su Presencia. 

Recuerda: tienes una cita con Él a primera hora.

¡Eres un Milagro!