¿Ha brotado ya?

Escrito el 02/12/2020
Mente Nueva


La sabiduría que hay detrás del principio de la siembra y la cosecha es enorme. 

¿Alguna vez has plantado semillas en vasitos con algodón? Recuerdo que, cuando era pequeño, plantamos semillas de alubias con nuestra profesora. Para ello solo tuvimos que tomar un vasito de plástico, rellenarlo de algodón, y poner una alubia con un poquito de agua. Eso es todo. 

Durante días dedicamos unos pocos minutos de vez en cuando a regar nuestra alubia, sin que aparentemente sucediese nada; pero al cabo de una semana, las cosas empezaron a cambiar. Un pequeño brote verde apareció en ella, y empezó a crecer rápidamente. Una preciosa plantita acababa de nacer. ¡Funcionaba, la semilla había germinado!

Sí, lo que sembramos produce fruto, y esto se aplica a todas las áreas de nuestra vida, tanto en los estudios, como en el trabajo, en las relaciones, en la familia, con Dios… en todo: cuanto más sembremos en un área en particular, más fruto recogeremos. Mira lo que dice la Biblia: “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará” (2 Corintios 9:6). De hecho, unos versículos más abajo, en los versículos del 10 al 15, dice que:

Dios nos da semillas (habilidades, frutos, talentos, recursos, ideas…) para que las sembremos
Como consecuencia, Él provee para nuestras necesidades, y nos multiplica
Hasta el punto en el que Él nos enriquece, para que podamos ser así más y más generosos a la hora de dar
Y esa generosidad hace que las personas sientan el amor de Dios a través de nosotros
¡Wow! ¿No es impresionante? Mi querido(a) amigo(a), ¿qué semillas puedes plantar hoy? ¿Cómo podrías “sembrar” hoy tu tiempo, habilidades, recursos, ideas… en la vida de otras personas para que sean más bendecidas? Cuando sembramos con generosidad, la cosecha que recibimos es preciosa, y esto te lo digo por experiencia. Puede que tarde un poco, como la semilla de la alubia, pero sin duda vendrá. 

Eres una bendición para mi vida, y para la vida de muchos. 

¡Eres un Milagro!