¿Cuál es tu superpoder?

Escrito el 07/12/2020
Mente Nueva


¿Alguna vez has querido ser como un superhéroe?

Yo cuando era pequeño quería ser como Superman. Recuerdo subirme a veces a la silla e intentar volar, aunque nunca parecía funcionar. Trataba de imitar al personaje, haciendo todo igual, pero no lograba despegar. De hecho, mi padre me contó que una vez, cuando tenía 3 añitos, fuimos a urgencias porque no me encontraba bien (quizá me había caído de la silla ajaja), y cuando la enfermera me preguntó cómo me llamaba, le respondí seriamente: “¡Superman!”. ¡Realmente me había dado fuerte! Menos mal que la enfermera se lo tomó con humor, y me respondió: “¡Pues yo soy la mujer araña!” =)

Querido(a) amigo(a), ¡la generosidad es mejor que cualquier superpoder! Es mejor que volar o trepar por las paredes, y si no me crees, mira esta lista: la generosidad abre los Cielos sobre tu vida, multiplica el fruto, te ayuda a crecer en la fe, te hace prosperar y es de bendición tanto para ti como los que te rodean. ¡Wow! ¿Qué más quieres?

Quiero terminar esta serie dándote un par de consejos prácticos para que puedas crecer de manera constante en tus niveles de generosidad:

Primero, experimenta la generosidad de Dios en tu vida. Como dice en la Biblia: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). No podemos dar lo que no tenemos. Cuanto más experimentas en tu vida el amor y la bendición de Dios, más podrás a su vez expresar generosamente ese amor a los demás.
Y segundo, sé intencional a la hora de incorporar la generosidad en tu día a día, buscando oportunidades para expresar esa generosidad en pequeños detalles. Una sonrisa a la persona que está en la caja del supermercado, una palabra amable a esa señora mayor con la que te cruzas en la calle, un post it en la taza de tu esposa diciéndole que la quieres… son esos pequeños detalles los que te permitirán ser cada vez más y más generoso. Recuerda: “el que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel” (Lucas 16:10).
Hemos llegado al final de esta serie. ¡Deseo que haya sido de gran bendición para tu vida! No olvides descargar a continuación la Guía de Estudio que he preparado. En ella encontrarás un resumen de las 7 claves que hemos analizado a lo largo de estos días, y preguntas para la reflexión, que te ayudarán a profundizar más en este tema.

Doy gracias a Dios por tu vida. 

¡Eres un Milagro!