Pase lo que pase, ¡sales ganando!

Escrito el 14/12/2020
Mente Nueva


Como hemos visto a lo largo de esta semana, el Señor desea llenarnos de paz en cualquier situación, pero, ¿sabías que Dios quiere usarte a ti también para traer paz a otras personas?

Fíjate en lo que Jesús dijo a sus discípulos, cuando los mandó a predicar a los pueblos de alrededor: “En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros” (Lucas 10:5-6) 

Cuando tenemos el deseo de bendecir a las personas que nos rodean, esas personas pueden sentir la paz en nuestra vida, y beneficiarse de ella. Nuestra paz y la Presencia de Dios en nosotros pueden ser un bálsamo para sus vidas, que les bendiga grandemente. Pero lo mejor de todo es que, aun si deciden rechazarnos y atacarnos, no pasa nada: ¡nuestra paz sigue con nosotros!

Mi querido(a) amigo(a), comparte tu paz con las personas que te rodean. No te frustres si no te entienden, solo compártela con ellos, sé amable y lleno de amor. Y si aún así te devuelven mal por bien, no te preocupes: Dios está obrando en sus vidas, y tus gestos de amor y paz hacia ellos tienen más fuerza de lo que piensas. Él los usa para destruir poco a poco las obras de las tinieblas en sus vidas, y ablandar su corazón. 

Por tanto, comparte la paz con todos, y si no la quieren ¡disfrútala tú! Pase lo que pase, saldrás ganando ;)

Hemos llegado al final de esta serie. ¡Deseo que haya sido de gran bendición para tu vida! No olvides descargar a continuación la Guía de Estudio que he preparado. En ella encontrarás un resumen de las 7 claves que hemos analizado a lo largo de estos días, y preguntas para la reflexión, que te ayudarán a profundizar más en este tema.

Que la Paz del Señor brille en tu vida siempre.

¡Eres un Milagro!